1   Régimen Especial Criterio de Caja

 

El régimen especial del IVA con criterio de caja ha sido una de las medidas más demandadas por el colectivo de autónomos durante los últimos años y que ha visto finalmente la luz, con la aprobación de la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, publicada en el BOE el 28 de septiembre de 2013.

 

Desde enero de 2014 las PYMES y autónomos que decidan acogerse de forma voluntaria a éste régimen tributario no deberán adelantar a Hacienda el IVA de las facturas no cobradas.

 

Sin embargo, y pese a los beneficios que puede suponer para muchos profesionales autónomos y pequeñas empresas que acusan problemas de liquidez, este régimen especial del IVA de caja cuenta con requisitos y especificaciones que en la práctica pueden provocar que esta medida no sea tan deseable.

 

1.1    Requisitos: ¿Quién puede aplicar el IVA de caja?

 

Los principales requisitos son:

  • La facturación no puede superar los 2.000.000 de Euros
  • Los cobros en efectivo respecto de un mismo destinario, no pueden superar la cantidad de  100.000,00 Euros.
  • No pueden acogerse a dicho régimen los contribuyentes que ya estén en otros regímenes especiales (Recargo de equivalencia, Régimen Especial Agrario, Régimen Simplificado de IVA etc.).
  • Las personas que se hayan acogido a dicho Régimen tendrán que indicar en sus facturas que están incluidos en dicho Régimen Especial.
  • Para acogerse a dicho Régimen se debe solicitar durante el mes de Diciembre de 2013. Asimismo una vez acogido a dicho Régimen si se quiere Renunciar al mismo, durante tres años no podrá acogerse al mismo.
 

1.2    Características: ¿Cómo funciona el IVA de caja?

 

En las operaciones que se acojan al Régimen especial de IVA de Caja, el impuesto se devengará en el momento del cobro, ya sea total o parcial, del importe percibido. Si no se ha producido el cobro, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año posterior.

Por lo tanto, hay que aclarar que a pesar de todo lo que se ha dicho, el aplazamiento en el pago del IVA a Hacienda es sólo temporal, ya que a final del año siguiente es necesario devengarlo todo.

 

De la misma forma que no ingresaremos el IVA hasta que se cobre, tampoco podremos deducirnos los IVAS Soportados, hasta que se paguen.

 

Deberemos añadir en nuestros libros contables, dos casillas más:

 Una para informar la fecha de los plazos en que vayamos, cobrando o pagando.

 Otra con  el número de cuenta en que lo realizaremos o si es en efectivo metálico.

 Por lo lo que deberemos llevan un exhaustivo control de cobros y pagos, puesto que ello  puede llevarles al pago de sanciones importantes.

 

Al mismo tiempo si alguno de nuestros proveedores se acoge a dicho Régimen Especial, cosa que sabremos, puesto que estará obligado a indicarlo en sus facturas, no podremos deducirnos dicho IVA soportado, hasta que le sea abonado dicho importe.

 

 

1.3    ¿A qué operaciones puede aplicarse el régimen del IVA de caja?

El régimen del IVA de caja puede aplicarse a todas las operaciones realizadas en el territorio de aplicación del impuesto.

 

A excepción de:

  • Las acogidas a los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
  • Las entregas de bienes exentas de IVA.
  • Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • Aquellas en las que el sujeto pasivo del Impuesto sea el empresario o profesional para quien se realiza la operación.
  • Las importaciones y las operaciones asimiladas a las importaciones